Jul 4, 2012 - General    2 comentarios

¿Y el mañana?


Cuando una mujer trabaja, su dinero alcanza para todo: si se acaba el aceite, a los niños se le terminan los zapatos, la trabajadora necesita un préstamo o los abuelos una medicina. El gran negocio en el que invertimos nosotras es el hogar. Les complacemos los caprichos a los hijos, al marido, y hasta a las madres, los sobrinos y hermanos.

Y, claro, nos damos nuestros gustos también. Perfumes, zapatos, cremas y maquillaje costosos porque, a la larga, decimos que lo barato sale caro. Tras todos esos gastos, además, vivimos decorando la casa. Somos las mujeres las que compramos ese mantel precioso para la mesa del comedor, o la lámpara que se rompió en la terraza.

La historia de las esposas mantenidas por el marido, en muchas familias, es cosa del pasado. Ahora metemos con frecuencia la mano en la cartera para comprar, comprar y comprar. Algunas empezamos a trabajar desde muy jóvenes. Por ejemplo, mi primer trabajo fijo fue a los 19 años.

Así, durante décadas podemos producir cientos de miles de pesos, y hasta millones, todo depende de la productividad. Entonces, por qué, me pregunto, al llegar a la edad adulta, hay tantas mujeres con las arcas vacías y el futuro incierto.

¿Cuantas mujeres trabajadoras usted conoce que tienen la vida resuelta producto del dinero que produjeron? Yo casi que las cuento con los dedos de las manos. Lo que observo es que, al entrar en años, mujeres que fueron sustento de familias enteras pasan a depender de alguien o se ven en serios aprietos porque no guardaron pan para mayo, como se dice.

Los miles de pesos que gastamos en ropa, muebles, lencería, regalos y útiles escolares se hacen humo. Trate de vender un vestido carísimo después de usado y se sorprenderá de lo que estarán dispuestos a pagarle por él. Una amiga puso en una venta de garaje mercancía por más de 80 mil pesos. Recibió poco más de cuatro mil pesos. Muchas no invertimos, gastamos. Ni pensamos en la soledad que puede llegar aún antes de la vejez.

Metemos todo lo que ganamos en un hogar y una familia, que mañana puede darnos la espalda, hijos y maridos incluidos. Y, entonces, nos damos cuenta que ahorramos en saco roto. Que la alcancía que parecía ser de dos era de uno y que los cerditos que engordamos, se los va a comer un extraño.

Con los ojos empañados por las lágrimas, una mujer, que ya pasó de los 60, me contaba que no tiene ni un techo sobre su cabeza ni un centavo ahorrado pese a que ha trabajado toda su vida.

Es que damos tanto que no reparamos que estamos vaciando nuestra propia alcancía, aquella de la que deberíamos comer hoy y mañana, y cuando lo notamos es porque ya no le queda nada dentro. Esa señora triste fue un espejo que quiero mostrar a otras mujeres.

Vamos a ahorrar y planificar nuestro futuro, no sólo el de los hijos, para que no nos sorprenda la vejez teniendo en manos de otros la paz y la dignidad de nuestros últimos años.

2 comentarios

  • HOLA ALICIA Y AMIGOS LECTORES:

    YO….A MI REGRESSO DE LA BELLA CIUDAD DE JACKSON, MISSISSIPI Y LUEGO DE UNAS LARGAS VACACIONES..

    JE, JE, JE… VACACIONES? UH HU, CUIDANDO A MI HERMANA, QUIEN FUE SOMETIDA A UNA CIRUGIA.

    !TENGO QUE RECONOCER QUE LOS EXTRAÑE!

    ME ENCANTA EL NUEVO FORMATO DE “COSAS DE DUENDES”.

    ME FASCINA LA LIBRETA ABIERTA…

    SERA QUE TODAVIA, A PESAR DE LA EDAD, VIVE EN MI LA NIÑA SOÑADORA E INOCENTE? BUENO, OJALA QUE ASI SEA.

    EN CUANTO A ESTE TEMA LES DIRE QUE, LA MAYORIA DE NOSOTRAS LAS MUJERES, PENSAMOS PRIMERO COMO HIJAS, MADRES, ESPOSAS, HERMANAS, NUERAS, CUÑADAS Y AMIGAS, ANTES QUE EN NOSOTRAS MISMAS.

    TENEMOS DINERO “PARA TODO” Y PARA TODOS. PARA COMPRAR REGALOS PARA TODOS ESTOS SERES QUERIDOS Y, A VECES, NO TAN QUERIDOS JA JA JA JA.

    SI LES HACE FALTA COMPRAR UNA MEDICINA, PAGAR EL AGUA, LA LUZ O CUALQUIER OTRA EMERGENCIA, AHI ESTAMOS NOSOTRAS PRESENTES.

    MI MAMA SIEMPRE DICE QUE “LA MUCHA BONDAD ES CAUSA DE LA SINVERGUENZA” Y TIENE MUCHA RAZON, PUES, AL FINAL, CUANDO LLEGAMOS A “VIEJAS” Y COMIENZAN LOS ACHAQUES PROPIOS DE LA EDAD Y, COMO DECIA MI PADRE, R.I.P., SIN “UN CENTIMO” , YA NADIE NOS QUIERE.

    SI NO TENEMOS UNA CASA PROPIA Y UNAS ENTRADAS ECONOMICAS PARA SOLVENTAR NUESTROS GASTOS, COMIENZA LA PESADILLA DE TENER QUE DEPENDER DE LA CARIDAD DE OTROS; YA SEAN ESTOS EL ESPOSO, LOS HIJOS, LOS HERMANOS O, EN EL PEOR DE LOS CASOS, FAMILIARES LEJANOS O “AMIGOS”.

    DEBEMOS DE SER INTELIGENTES, Y POR QUE NO, UN POCO EGOISTAS, Y PENSAR TAMBIEN EN NOSOTRAS Y EN EL FUTURO. NO PODEMOS DEJARSELO TODO A DIOS; AUNQUE SI BIEN ES CIERTO QUE EL TIENE UNA PROMESA DE MISERICORDIA PARA AQUELLOS QUE LO AMAN Y GUARDAN SUS MANDAMIENTOS, TAMBIEN ES CIERTO QUE DEBEMOS PENSAR EN LOS TIEMPOS VENIDEROS Y GUARDAR DE LOS QUE TENEMOS HOY, YA QUE NUNCA SABEMOS COMO VENDRA EL FUTURO.

    ES CIERTO QUE AL CASARNOS LO HACEMOS CON LA ILUSION DE QUE ES “HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE”, PERO, EN ESTOS TIEMPOS TERRIBLES EN QUE ESTAMOS VIVIENDO, QUIEN SEPARA NO ES LA MUERTE ENVIADA POR DIOS, SINO LA QUE SE PLANIFICA PARA COBRAR UN SEGURO O CONSEGUIR UNA PAREJA MAS JOVEN O PARA COBRAR UN SEGURO O UNA HERENCIA.

    NO DIGO QUE SEA ASI EN TODOS LOS CASOS, PUES TODAVIA EXISTEN MATRIMONIO “FELICES”, AUNQUE MUCHOS DIGAN QUE NO HAY NO LOS HAY. SOY TESTIGO DE ESO…..

    DIOS LES SIGA BENDICIENDO HOY Y TODOS LOS DIAS DE SUS VIDAS.

  • Me encanta “cosas de duendes”, es lo que más leo de todas las publicaciones impresas ó en formato digital; me identifico tanto con Alicia, he reído y he llorado con sus “cosas de duendes”. Pero este tema me ha hecho reflexionar: con casi 40 años y más de la mitad de ellos trabajando, no tengo un céntimo ni para las pastillas de la presión y, no precisamente por comprar maquillaje, ropa y perfumes, nada de eso: mi alcancía está vacía precisamente por pensar siempre en otros, a quienes simplemnte no les va mejor porque no quieren. Así es que, gracias por este mensaje, desde ya voy a ponerlo por obra: ahorrar un poco para los años por venir que, si Dios no provee, pueden ser muy inciertos….

¿Tienes algo que decir? Anímate y deja un comentario!

Spam Protection by WP-SpamFree